Un inolvidable paseo por un viñedo…el día de tu boda

Finca Loranque bodas

Es el día de vuestra boda. Todos son felicitaciones, besos, saludos, alegría y bullicio. Pero os apetece un momento a solas, los dos juntos, para celebrar que ese día tan esperado ha llegado ya y que tenéis que disfrutarlo a tope. Un paréntesis de relax, alejados del ruido, en plena naturaleza, en un paisaje maravilloso, rodeados de viñas y con el atardecer por testigo. Todo magia y romanticismo en un inolvidable paseo por un viñedo… el día de vuestra boda.

Finca Loranque Bodas- viñedo

Finca Loranque Bodas

Con este espectacular reportaje fotográfico en el viñedo, damos comienzo a una serie de post es los que os iremos mostrando los resultados de nuestra sesión fotográfica sobre un día de boda en Finca Loranque. Finca Loranque Bodas- viñedoEn primer lugar, queremos dar las gracias a todos los que hicieron posible este gran día de shooting: A Esther y a Emi, de La Clave de tu Boda, quienes tuvieron la idea y trabajaron a tope para hacerla realidad, recreando unos espacios maravillosos y personales; a María y Fernando, de Photoletum Studio, los resultados están a la vista, mi más sincera enhorabuena; a Decoración Floral Aljaloy, quién nos ofreció sus ideales centros y flores e hizo el ramo de la novia; a CSUSG Moda, que nos prestó sus preciosos trajes de novia; y a los modelos Ángel Nieto e Isabel Ruiz, quienes posaron sin descanso, siempre con una sonrisa y transmitieron en las fotos todos su amor.

Finca Loranque Bodas-viñedo

Finca Loranque Bodas-viñedo

Y, todo ello en el marco incomparable de la Bodega Finca Loranque. Una bodega del S.XVIII, rodeada de un espectacular viñedo y con unas instalaciones preparadas para ofrecer un entorno ideal para la celebración de una boda campestre, natural, con todo el encanto de lo rústico pero con un toque sofisticado y personal.

Finca  Loranque Bodas-viñedo

Finca Loranque Bodas-viñedo  Finca Loranque Bodas

Anuncios

Un paseo por las nubes

Carmela ArticuloEl fin del verano tiene siempre mucho de nostalgia, pero también un poco de anhelo. Nostalgia por el fin del tiempo vacacional, por los días eternos y las noches estrelladas; por el estar más tiempo fuera que dentro y más libre que atado. Pero como cualquier etapa que se cierra, da comienzo a una nueva. Un otoño que viste el campo de tonos maravillosos, de mañanas frescas y tardes apacibles, de tierras baldías que se preparan para el nuevo ciclo.

Nosotros también tenemos la sensación de estar ante una nueva etapa. Y empezarla con buen pie es casi una obligación. Imagina un plan que suponga el punto de partida de este nuevo curso escolar’. Un plan que te lleve a dejar el asfalto y elegir el campo como escenario para una jornada de relax.

Y entre los muchos escenarios posibles, por qué no pasear por un viñedo. Un viñedo que, una vez cumplida su misión y entregada su preciada uva, reposa descansado mientras sus hojas van tornándose en tonos rojizos, amarillos y ocres. Sin presiones, como un bello escenario por el que corretean los conejos, pasean las perdices y trinan los pájaros bajo un tenue sol y una agradable brisa otoñal. Sigue leyendo